Con el abandono, a mediados del siglo XX, de una cultura netamente “óptica” y de un arte como pura visualidad, se produjo un rotundo cambio en la forma de recepción perceptiva, que se fundaba en  una postura contemplativa del espectador.

     En esta época, donde no sólo se habla de la muerte del arte sino, además, de la muerte de la sensibilidad como consecuencia de  la pérdida de la significación y sentido de la vida y una excesiva preponderancia del tecnicismo, el crítico debe realizar  una tarea de reflexión interrogativa ante las obras que analiza, ya que el arte parece no pensarse como fundamentado autoritariamente sino como abierto a todos los mestizajes de formas y culturas.

     Se observa entonces un cambio de paradigma respecto de las críticas precedentes, donde se privilegiaba el análisis del texto como objeto dotado de caracteres estructurales propios, cuando a partir de la década de l980 se produce un abandono del enfoque formalista.

     La sistematicidad en el análisis riguroso de las obras y el estudio comparativo de las distintas épocas, permiten hoy a los expertos en arte, leer críticamente la cultura y ejercer una defensa de la diferencia y la particularidad frente a la homogeneización y el esteriotipo.

          El crítico, como intérprete de la génesis social y de las creencias que sostienen  todo impulso expresivo, descifra, esclarece e interpreta la simbología de ese suplemento de sentido que toda obra posee; al considerar que cada texto está vivo y  que su lectura deriva de formas transindividuales pretenderá siempre descubrir en él,  no  una verdad única, sino detectar su validez, si considera que constituye un sistema coherente de signos.

     Al construir medios de relación, capaces de dar razón a los datos sensibles, el crítico es poseedor de las llaves que abren las puertas de acceso a la singularidad del artista, a las facetas más ocultas de su interioridad y a la diégesis de su obra.  De este modo la crítica será, por todo ello, una guía en la permanente búsqueda para lograr  la trascendencia y  legitimidad del arte y constituirá un encuentro entre tres historias, la del crítico, la del  artista y la del lector.

 Lic. Margarita Hiriart

 

 PERFIL DE ARTISTA

 

Julián Agosta, escultor del siglo XXI

“Imágenes sudamericanas. Del arte precolombino a los continuadores de universalismo constructivo”, es el título de la exposición que, con la curaduría de Oscar Moreno, se está llevando a cabo en la Universidad de Tres de Febrero, y cuyo anuncio salió publicado en la revista Ñ semanas atrás. En esta oportunidad las obras son exhibidas junto a las de quienes fueron sus dos amigos los artistas Alberto Delmonte y Adolfo Nigro, custodiadas ellas por maravillosas piezas cerámicas, esculturas líticas y discos de bronce de la colección arqueológica de la Cancillería Argentina.

 

La denominación de la muestra reafirma una postura que con convicción defendieron los tres artistas, admiradores de un lenguaje plástico y fundamentalmente de la concepción filosófica de nuestros “aborígenes”, productores de obras cuya síntesis y despliegue imaginativo resultan difíciles de superar. Estos tres maestros siguieron los preceptos del universalismo constructivo, teoría creada por Joaquín Torres García, quien fusionó la estética precolombina con la abstracción geométrica de las vanguardias de los comienzos del siglo XX.

 

Las pinturas de Delmonte, “el Kandinsky americano”, como lo llamó Agosta, y las de Nigro, dan un magnífico recibimiento a los visitantes de la muestra, junto a las vitrinas de las piezas de arte prehispánico pudiéndose comprobar de ese modo las coincidencias cromáticas y sígnicas entre las producciones de tan distantes épocas. En la planta baja las esculturas de la serie las “Columnas por la memoria” y una decena de obras. Luego, en la calle, y ya repuesta, apareció la pregunta, la recurrente cuestión de la sucesión simbólica y estética. ¿Fue Agosta, junto a unos pocos privilegiados, quien recibió por herencia el auténtico “oro de los Andes”, la exquisita, pura, incontaminada simbología prehispánica?

Joaquín Torres García en 1934, en Uruguay, a su vuelta de Europa, aúna los elementos de la estética autóctona al constructivismo y la abstracción geométrica y su influencia llegará a nuestro país a través de los discípulos integrantes de su taller. En 1989 el grupo “El Ojo del Río” (integrado por los artistas Julián Agosta, Adrián Dorado, Adolfo Nigro y Alberto Delmonte) continuaron con estos principios filosófico-estéticos en su intento de revalorización de la estética aborígen.

A partir de entonces numerosos artistas  estudiaron y resignificaron el estilo de Amerindia: Xul Solar, Libero Badii, Marcelo Bonevardi, Cesar Paternosto, Alejandro Puente, Leonidas Gambartes, entre otros.

 Fue en 1973, en que Agosta comienza a desarrollar una intensa producción escultórica, en busca de esa misma concepción estética y desde sus primeras exposiciones mereció el reconocimiento de los especialistas del tema. Fermín Fèvre, por ejemplo, consideró que Julián Agosta pone en su creación todo aquello que es capaz de infundirnos en lo que tiene que ver con nuestra condición precaria, con el silencio que nos rodea, con los enigmas que no logramos resolver; que producen vivencias intensas y que sus obras tienen una tendencia a lo totémico y a la elevación espiritual (abril 1997 en el catálogo de la galería Palatina) Así mismo, Cesar López Osornio dijo que la riqueza expresiva de sus esculturas nos muestran la América misma y que en ellas se descubre la conjugación de tiempos pretéritos como una síntesis existencial y expresiva (mayo 2002, en el catálogo de Palatina.

 Con referencia a su motivación plástica , Julián Agosta,  en la publicación “El Ojo del Río”, manifestó: “Tratar de llegar a expresar el sobrepasamiento del estado medio y que la obra muestre su contenido pasional es el objetivo. A través de elementos o formas que se conviertan en su fluido orgánico vital, decir todo lo que la necesidad de comunicarme determine, a través de una realidad humana me veo arrastrado al misterioso mundo de símbolos, signos y códigos donde vive perennemente el arte y trato de volcar mi sentir.”

Es sin duda el creador de un arte auténtico, “tenebroso”, con un violento compromiso con la tierra, por su vitalidad simbólica y  por la monumentalidad de sus formas. Las imágenes están sometidas a los juegos del sentido y las dependencias que constituyen la significación de las sociedades y como expresó E. Verón “la cultura está presente enel creador, en la figura y en el discurso”.

Agosta  no persigue en su producción lo bello, su objetivo es la expresividad.  Los materiales que elige son el hierro soldado y patinado, maderas y bronces para lograr las imágenes de rudeza primitiva con una depurada complejidad formal, busca en lo numinoso, que reside en los mitos  y  así logra crear personajes de gran vigor y ferocidad,  apelando a  la vehemencia pero también a la sensualidad y al apasionamiento, sabedor que ninguna obra tiene un valor expresivo universal ya que depende de cada cultura y época la atribución del poder simbólico.

Las obras de Agosta poseen un significado propio de su contexto cultural y geográfico. Revelan las características de una cultura con una memoria e historia propias y producen una comunicación estética que conmueve porque llega de las profundidades de la historia. En sus producciones se manifiesta, como lo definió Omar Calabrese , “La autorrevelación involuntaria e inconsciente de una actitud de fondo hacia el mundo”, coincidente sin dudas, con un sentir americano. Las fuentes evocadas constituyen sin dudas la producción de los efectos estéticos.

En sus búsquedas, convicciones, metas, temáticas, estilo y relación con el contexto, Julián Agosta combinó tradición y contemporaneidad y  para expresar la desolación y la angustia buscó en las raíces universales de las prácticas simbólicas. Sus obras, como diría Roland Barthes, no tienen un único sentido sino constituyen un espacio de múltiples dimensiones  y forman un tejido de citas provenientes de los mil focos de la cultura.

 

ENTREVISTAS

RESEÑA BIOGRÁFICA

ANIMACIÓN

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: